Inicio Información general La historia de Emo el perro con cuenta corriente en un almacén

La historia de Emo el perro con cuenta corriente en un almacén

283
0

La historia de Emo el perro con cuenta corriente en un almacén. El can pide comida en un negocio y después el dueño se hace cargo de la cuenta.

Mari, la almacenera de Pueblo Esther, contó que la mascota entra y se lleva “panes de hamburguesas, jugos” y que después “el dueño viene y paga lo que consume Emo”. Suele llevarse los alimentos “robados” para comerlos en la plaza.

Dentro de los robos y arrebatos que habitualmente suceden en la ciudad y la región, este se puede diferenciar por lo simpático de la situación. Y por el protagonista, que no es otro que Emo, el perro raza boyero de Berna que ya causa sensación en Pueblo Esther y a partir de ahora en todas partes porque ya salió en la televisión.

La cuestión es que el perrito -más bien perrote- todos los días aprovecha el momento en que su dueño, Juan, abre la puerta del frente de la casa, para salir y cruzarse al almacén de Mari. Ahí toma lo que quiere con su enorme bocota y se lo lleva a la esquina o a la plaza para comer o beber tranquilo. Y hasta tiene cuenta corriente.

Mari, dueña del almacén, contó que Emo “se lleva pan lactal, packs de panes de hamburguesas, jugos; lo que tiene ganas”.

“Cuando Juan, el dueño, sale de la casa y deja la puerta abierta, Emo se viene para el local y se lleva lo que quiere comer”, agregó.

Lo curioso es que Emo consume tanto en la granjita que ya tiene cuenta corriente: “Al rato viene Juan a pagar lo que Emo consumió”, dijo Mari. Y apuntó entre risas que “a veces la cuenta es bastante abultada”.

“Hasta suele sacar bolsas de un kilo y medio de alimento y se las lleva”, describió la almacenera de Pueblo Esther. “Se porta muy bien, aunque es bastante atrevido”, comentó.

“Ayer se llevó panes de hamburguesas y un jugo, se fue a tomarlo a la plaza”, finalizó.

Comente con Facebook