Inicio Economía Solidaridad (cuando la patria es y no es el otro)

Solidaridad (cuando la patria es y no es el otro)

198
0

El día 20 de Marzo el gobierno de Alberto Fernández decretó la cuarentena obligatoria debido al avance del COVID 19 a nivel nacional. Desoyendo ésto, ese fin de semana largo mucha gente se fue en auto a pasar unas mini vacaciones a la costa, donde muchos ciudadanos responsables, no los dejaron entrar. Estamos regidos mundialmente por el sistema capitalista, un sistema individualista que llevó a las sociedades a recluirse en sus propios mundos sin ponerse a pensar un segundo en el de al lado. Ejemplo de éso es el caso de un surfer, quien fue noticia en todos lados, que volvió de viaje y no quiso acatar la cuarentena, y luego de que las autoridades lo dejaran en un domicilio de Flores, se fugó a la casa de sus padres a Ostende, pasando por estaciones de servicio como si nada. Tratando con desprecio a la policía cuando lo fue a buscar.

Por suerte, estos casos son los menos, pero lamentablemente perjudican a gran parte de la población. El virus COVID 19 tiene un bajo índice de motalidad, pero un alto índice de contagio, que llega a saturar el sistema sanitario y es nuestra responsabilidad que eso no suceda. Lo único que tenemos que hacer, es quedarnos en casa. Muchos solemos repetir como de manera automática la frase que una vez dijo e instaló en nosotros Cristina: La patria es el otro. Pero, qué es la patria? Si lo buscamos, el significado es : País o lugar en el que se ha nacido o al que se pertenece por vínculos históricos o jurídicos. Cómo encaja el otro en ese contexto? Solamente, como igual.

Habría que rever el significado de patria, y reemplazarlo por el lugar que uno siente como suyo. Los casos que no son noticia, son los que nos dan esperanza todos los días de que una mejor sociedad es posible. Que un mundo mejor es posible. Por suerte aún y en la mayoría de las personas existe la solidaridad y la conciencia social, pero es algo que no debemos dejar de militar nunca, para que los individualismos vayan desapareciendo como el capitalismo que los genera. La solidaridad. Es el amor por el otro. Porque sin ese otro, estamos incompletos, somos menos justos, menos humanos. El amor por el otro es lo que nunca nos debe faltar, militemos esa construcción con alegría, con esperanza de saber que todavía, así rotos, podemos cambiar las cosas. Y podemos.

Comente con Facebook