Inicio Internacionales Crece la indignación en EE.UU. por otro afroamericano baleado por la policía

Crece la indignación en EE.UU. por otro afroamericano baleado por la policía

368
0

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, declaró este martes el estado de emergencia después de que manifestantes destrozaran negocios e incendiaran decenas de edificios en la ciudad de Kenosha, donde el domingo pasado un policía disparó siete veces por la espalda a Jacob Blake, un joven afroestadounidense de 29 años, a la vista de sus hijos.

El padre de un hombre afroamericano que fue baleado por policías en una ciudad del estado estadounidense de Wisconsin dijo que su hijo estaba paralítico de la cintura para abajo, luego de que manifestantes quemaran autos y destrozaran negocios en una segunda noche de disturbios para exigir la detención de los agentes involucrados.

De cara a las elecciones generales de noviembre en Estados Unidos, el nuevo caso de gatillo fácil con tintes racistas promete meterse en la agenda política tres meses después de que el asesinato del afroamericano George Floyd por un policía blanco en Minesota desencadenara una ola de protestas en Estados Unidos y otros países.

El padre de Jacob Blake dijo al diario Chicago Sun-Times que los médicos que atienden a su hijo le dijeron que recibió ocho disparos durante el incidente con la policía del domingo por la tarde en Kenosha, que fue grabado en video con un teléfono celular y desató fuertes protestas en esta localidad del suroeste de Wisconsin.

El padre de Blake, que también se llama Jacob y que habló con el diario mientras iba en auto a ver a su hijo en Kenosha desde Charlotte, Carolina de Norte, dijo que se enteró de los hechos el domingo por la noche y que poco después pudo ver en el video, en el que se ve a dos policías disparar contra el Blake hijo por la espalda.

Blake dijo que su hijo, de 29 años, ahora tiene «ocho agujeros» en su cuerpo y que estaba paralizado de la cintura hacia abajo, aunque los médicos que lo atienen en un hospital de Milwaukee no saben si la parálisis será permanente.

Las protestas
La indignación por el tiroteo volvió a sentirse en las calles de Kenosha el lunes por segunda noche consecutiva, con la policía disparando gases lacrimógenos contra cientos de manifestantes que desafiaron un toque de queda nocturno, arrojaron botellas y bengalas contra agentes que protegían la sede local de los tribunales, informó CNN.

Wisconsin es uno de los estados más diversos de Estados Unidos en términos raciales. Aunque un 7% de la población total del estado es negra, en Kenosha el porcentaje sube a 12%, según el censo de 2019. Tanto el alcalde como el jefe de policía son blancos.

Kenosha tiene unos 100.000 habitantes y se ubica más o menos equidistante de Milwaukee y Chicago.

Comente con Facebook