Inicio Covid19 Coronavirus en Bolivia: El plasma «hiperinmune» contra el virus se vende a...

Coronavirus en Bolivia: El plasma «hiperinmune» contra el virus se vende a más de U$S 1500 en el mercado ilegal

178
0

El plasma de pacientes recuperados de la enfermedad por coronavirus se ha convertido en una mercancía con alta demanda en Bolivia, donde las redes sociales están llenas de avisos de búsqueda y ofertas del suero sanguíneo, un tratamiento cuya eficacia aún se investiga.

Si bien la transfusión del plasma de sangre se considera un tratamiento experimental, en los hospitales de Bolivia y de otros países ha ayudado a muchos contagiados. A los donadores se les extrae un máximo de 600 mililitros de plasma, equivalentes a tres dosis. Los enfermos generalmente reciben dos dosis para un tratamiento.

En las redes sociales de Bolivia hay quienes ofrecen verdaderas donaciones de su plasma sanguíneo, pero muchos otros se presentan como donantes para vender el suero, contó el diputado boliviano Amilcar Barral, quien estuvo cerca de morir por la enfermedad pero se salvó, según él, gracias a dos tratamientos con «plasma hiperinmune».

Según Barral, los médicos habían decidido que debería pasar a terapia intensiva y ser intubado al no poder respirar de forma autónoma, pero consiguió un donante para una transfusión que le ayudó a salir de una crisis. Después tuvo que comprar una bolsa más de plasma, en casi 600 dólares, para consolidar su mejora de salud. “Mi hermano logró encontrar a un ‘donante’, por así decirle, y le vendieron a 4.000 bolivianos y con ese plasma más se logró reforzar las defensas en mi cuerpo y comenzó la recuperación”, relató Barral, que estuvo internado durante 33 días en una clínica de La Paz.

Hay quienes piden 1.500 dólares o más por plasma y se ofrecen a viajar por diferentes regiones del país para someterse a una extracción, un procedimiento que dura alrededor de dos horas y se realiza en pocos centros médicos del país.

Barral afirma conocer historias de personas a las que han pedido incluso vehículos o casas a cambio de plasma y de casos en los que las personas buscan contagiarse de Covid-19 para luego poder comerciar el suero. Las normas bolivianas prohíben el comercio de plasma o sangre.

Desde antes de estar enfermo, el diputado planteó impulsar una ley para que las personas tratadas gratuitamente en hospitales del Estado se comprometan a hacer una donación de plasma, pero el Parlamento optó por aprobar una norma que fomenta la solidaridad.

Sin embargo, la médica Andrea Santiesteban, del Hemocentro del Hospital de Clínicas de La Paz, admitió que, aunque hay miles de recuperados de Covid 19, muy pocos donan el plasma. “Siempre nos hemos ido por el lado solidario, por el lado altruista de las personas, de que puedan realmente ser voluntarias y donar de manera voluntaria por amor al prójimo. Lamentablemente en nuestro país no se ve tal amor”, lamentó Santiesteban.

La experta también lamentó que el hemocentro donde trabaja no pueda responder a toda la demanda existente, dado que cuentan con una sola máquina de aféresis para la extracción, que les permite obtener apenas siete donaciones diarias cuando la demanda es tres veces superior.

La joven Janeth, que prefiere no ser citada con nombre completo por miedo a la estigmatización por haber sido portadora del virus, perdió hace poco a su padre, según ella, por no haber encontrado a un donante gratuito. Ella venció a la enfermedad y, tras su experiencia, hará una donación.

“Yo pasé lo mismo y no me ayudaron. Y las personas quisieron lucrar con el plasma y era demasiado. Mucha cantidad. Hay personas desesperadas que no pueden conseguir, les estafan o les asaltan”, resumió Janeth.

En Bolivia, además del comercio de plasma, también hay redes de donantes que impulsan acciones solidarias para enfrentar la pandemia que está recrudeciendo en el país. Hasta el 20 de agosto, el Gobierno reportó un total de 106.065 casos positivos de coronavirus, de los cuales 60.649 son activos, y el número de decesos se situó en 4.305

Comente con Facebook