Inicio Cultura Próximamente «La Cuestión del Puerto», folletín de ciencia ficción sobre…

Próximamente «La Cuestión del Puerto», folletín de ciencia ficción sobre…

422
0

…Argentina 2040.

Con textos de Gastón Garriga, ilustraciones de Rodolfo Parisi y curaduría de Daniel Roncoroni, próximamente compartiremos con todas y todos esta novela de ciencia ficción por entregas.

Junio 13 2021

Gastón nos cuenta de que se trata esto…

Los tres somos amigos de comer juntos una vez por semana, de encontrarnos en un café a charlar de política. La pandemia nos quitó eso y este proyecto fue un rebusque para no perder el contacto cotidiano: nos obligaba  a reunirnos virtualmente, a discutir los textos, elegir las ilustraciones, etc. Nos divertimos mucho haciéndolo. Si los lectores se divierten la mitad, estamos hechos.

Elegimos el folletín por varios motivos. Porque es un género muy noble, que acercó la literatura a las clases populares, y porque es perfecto para los relatos de aventuras. Creo que mezclamos un  poco de Verne, Salgari o Dumas, que son los autores de nuestra infancia, por un lado, con la cultura del comic, el cine de acción de los setenta y ochenta y los universos distópicos de Philip Dick, pero con dosis parejas de cinismo y ternura. Publicaremos dos capítulos por semana durante los próximos tres meses.

Fue una estrategia narrativa hacer que el Comando Celestial tuviera un rol preponderante. Si hay líneas evidentes entre pasado y presente, ¿por qué nos vamos a privar del aporte de esos monstruos? Traerlos literariamente, mostrarlos vivos, humanos, discutiendo, operando, es también un hecho político.

Si en vez de obsesionarnos con el presente tomamos para analizar un período de tiempo mayor, observamos que el resquicio que permitió que se reestructuraran las fuerzas políticas conservadoras, hasta ganar una elección democrática por primera vez en 2015, fue la constitución del 94, que les dio dónde hacer pie. La policía, el puerto, son discusiones del siglo XIX que vuelven en el XXI. La pandemia, las políticas sanitarias, la cuestión de la  presencialidad escolar, enfrentan nuevamente a la élite porteña, que acaba de fracasar, con el resto del país.

En los talleres de comunicación que damos con Grupo Nomeolvides solemos decir que lo profundamente ideológico es el sentido de la vida, y que en ese aspecto nosotros tenemos una carta valiosísima, que es la comunidad organizada, y no la jugamos lo suficiente. Bueno, acá hay un ejercicio de imaginación y visualización, ¿cómo sería? ¿cuáles son sus aciertos? ¿cuáles sus dificultades?

A partir de la pandemia, hasta los gobiernos de los países centrales y los organismos internacionales empiezan a revisar los supuestos neoliberales del último medio siglo, porque su fracaso civilizatorio es evidente. ¿Si se viene la revolución justicialista universal? Está en los dados, es una combinación posible. Estamos, como decía Gramsci, entre lo viejo que se resiste a morir y lo nuevo que puja por nacer. Lo llamativo es que los conservadores de América Latina no se enteran o actúan como si no se enteraran.  Partiendo de esa mala lectura del escenario internacional, imaginamos una ciudad unitaria que no encuentra su destino ni como paraíso fiscal y una Argentina federal y latinoamericanista que, con aciertos y errores, avanza, con un trabajoso proceso de sustitución de importaciones, una especie de seamos libres y lo demás no importa nada.

Fragmento del capítulo “Juanjo, cambio de planes” 

-Además, hay compatriotas sufriendo mucho ahí. Son compatriotas, hay que hacerse a la idea-, dijo la voz inconfundible de Evita. Se dio vuelta a mirarla y le sonrió. Era la primera vez que se le presentaba. Supo de inmediato que, si no había ocurrido antes, había sido por prejuicios de ellos. Celebró íntimamente que los veteranos machirulos empezaran a deconstruirse, aunque fuera ahí. Nunca es tarde, pensó.

-Tenemos información-, agregó el viejo. -Hay presencia británica en Montevideo, como no se detectaba hace bastante. No puede ser casual. Lo digo por experiencia, uno no puede descuidarse cuando se trata de…

-La pérfida Albión-, completó la frase Máximo. Su padre sonrió con orgullo, al verlo tan metido en tema, pendiente de los detalles.

-Perdón, ¿hay café, General?

Fragmento del capítulo “Gobernador”

El Rusito solía recibir en cueros para mostrar las cicatrices y los puntazos recibidos en los años difíciles. Era una manera de marcarles la cancha a los intendentes que venían a manguear obras o partidas. Era comprensible. Al Rusito lo habían denostado mucho durante su primer mandato. Que era porteño, que no era peronista, que era muy petiso. Al sentarse en 5 y 53, afloró en su sangre la herencia de los gauchos judíos. En su caso, no se trató tanto de las tareas agrícolas y la producción, como de la afición al caballo, al naipe y el culto al coraje, en general. Al segundo mandato mudó la residencia oficial a un campo en Villa Elisa. La élite de la policía que estaba a cargo de su custodia se fue transformando también, hasta convertirse en una renombrada montonera, “Los Leales al Ruso”, con los que entrenaba cada día técnicas de combate cuerpo a cuerpo. Veinte años ininterrumpidos despachando en la provincia más importante del país, habían modificado sus gustos, sus intereses, sus prioridades y sus costumbres.

Fragmento del capítulo “Aviso de reunión”

Con las UECC se evitaba la estigmatización, pero el principal objetivo de esa política pública no figuraba en los considerandos del boletín oficial. Era poner a esos pibes a salvo del asco que les prodigaban algunas maestras y unas cuántas directoras. Un asco histórico, al que ahora se sumaba el resentimiento por haber quedado “del lado equivocado”, del conflicto y de la General Paz. Gracias a las UEC, se puenteaba el último residuo gorila del sistema educativo. Había, además, una pequeña victoria íntima. Las netbooks de Conectar Igualdad, que tenían más de un cuarto de siglo, daban menos problemas que los Ipads y las Mac, porque los chinos habían liberado las patentes de sus componentes y ahora los repuestos se hacían acá. Cuando una Mac se rompía, se convertía en basura electrónica.

Comente con Facebook